side-area-logo
Diseño restaurante Zinkers
Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Tagged in
Description

Como este restaurante de Granollers cambió por completo en 20 días.

La agencia creativa Zinkers nos sorprende con Montagú, un restaurante de Granollers que se consolida como referente en bocadillos y sandwitxes en el Valles Oriental.

El cambio se inicia con una intención clara, sus propietarios Daniel y Montse quieren reflejar en su local, la esencia de cada producto de su carta, el cuidado por los detalles y darle un toque que lo diferencie del resto.

Las influencias cuando entras en Montagú son claras, madera y hierro / industrial y vintage.

El proyecto se presenta con un plano detallado de las zonas en 3D, la nueva identidad corporativa y un timing de trabajo en obra.

Cuando llegas a Montagú el cambio desde la calle es claro, cambio radical de tonos, Nos espera una entrada en gris oscuro, combinada con el rótulo en hierro con corte a laser y logotipo en blanco, el mensaje es claro, Hemos cambiado!

La nueva puerta de cristal, nos permite disfrutar de todo el local, invita a entrar, aporta luz y amplitud

El contraste al entrar sorprende, un ambiente cálido es ahora protagonista, el mobiliario destaca, sillas que a los que tenemos una cierta edad nos recuerdan al colegio, una mesa redonda con un pie industrial, lámparas con reja y bombillas de filamentos, Las paredes han cambiado, la madera y el hierro también están presentes y el suelo en tarima le da vida al local.

Llegamos hasta la barra, nos llama la atención el fondo del local, pero antes nos paramos en un primer rincón, mesa completamente en hierro, dos taburetes, toda la pared en madera y una gran lámpara, invita a desconectar!!

La barra comienza con una vitrina de cristal y hierro que da paso a los 6 metros de sobre de madera que termina en la cocina, dos botelleros llenan la pared blanca y 4 lamparas de filamentos definen el espacio.

Se ha redistribuido el espacio de la cocina, ampliando las zonas de trabajo y dándole una estética transgresora que nos recuerda a los containers de logística portuaria. La obertura de la cocina aporta amplitud e integra al equipo de cocina en el servicio.

Llegamos al final, ese punto que nos llamaba la atención, encontramos un espectacular mueble fabricado en hierro que llega al techo, con cristales y una exposición de cervezas de lo más sugerente, en este espacio la disposición de las mesas cambia, y un banco de 3 metros nos invita a sentarnos en grupo. El espacio es agradable, la reja en pared y techo sostiene la iluminación con lámparas de distintas formas sobre apliques de hormigón.

La marca está muy presente, encontramos el logotipo en diferentes espacios, puertas, paredes, manteles…

El vestuario también ha cambiado, un look más informal, con delantal tejano y detalles en piel encaja a la perfección con la estética del local.

Sin duda este proyecto cuida la experiencia final del usuario, las sensaciones son buenas y no está cargado, un proyecto de 15 días de trabajo, realizado en 3 semanas que ha cambiado por completo este restaurante de Granollers.