Zinkers

logoZ-325x70
del evento presencial al webinar

Del evento presencial al Webinar

Del evento presencial al Webinar

 

Durante los últimos meses, la situación de emergencia sanitaria a la que nos hemos tenido que enfrentar nos ha obligado a explorar nuevas fórmulas que nos permitiesen continuar llevando a cabo nuestro día a día en condiciones de normalidad.

Una de las principales consecuencias que ha quedado latente en un gran número de empresas es la complejidad que se desprende a la hora de celebrar cualquier evento físico. Un aspecto que ha impedido la celebración de congresos, eventos y ferias corporativas.

 

La innovación tecnológica como respuesta a las necesidades actuales

Los webinars se han convertido en una de las herramientas digitales más potentes para llevar a cabo este tipo de encuentros. Gracias a la innovación tecnológica y el desarrollo de nuevas fórmulas, actualmente existen una gran cantidad de herramientas que permiten llevar a cabo la organización de webinars con la máxima solvencia.

No obstante, y como consecuencia de la notoriedad alcanzada, también conviene tener en cuenta una serie de elementos que van a determinar el éxito de nuestro encuentro virtual. A continuación, una selección de los principales.

 

Las claves para realizar un buen webinar
Escoge un tema atractivo

La elección del tema por el que nos decantemos cuenta con un papel imprescindible. Dependiendo de cuáles sean nuestros objetivos, así como la audiencia a la que nos dirijamos, debemos tener en cuenta que el tema debe ser atractivo para todos los asistentes allí presentes.

Además, debe tener relación con los servicios o productos que ofrezca nuestra empresa. Únicamente de este modo podremos asegurar que la celebración de este tipo de encuentros va a tener el retorno esperado.

El tema debe aportar valor al usuario y, en la medida de lo posible, no debe existir mucha información en torno al mismo en la red.

 

Fija la duración del webinar

Es importante tener en cuenta que la duración perfecta del webinar no existe. Serán muchos los elementos que intervengan a la hora de planificar cuál es la duración que queremos imprimir en nuestro evento.

En el caso de que sea uno de nuestros primeros webinars, es recomendable que éstos sean breves. De esta manera, podremos tener todos los elementos bajo control. Por lo tanto, no debería ser superior a los 30 minutos.

A medida que vayamos teniendo más experiencia en este tipo de elementos, podremos ir aumentando la cantidad de tiempo. Siempre intentando que no supere la hora de duración, con el objetivo de que nuestra audiencia pueda fijar su atención en nosotros.

 

El dinamismo, clave

¿Cómo es posible mantener la atención de nuestra audiencia digital? Para ello, la clave es imprimir el dinamismo y la velocidad necesaria a nuestro webinar. Existen algunas herramientas que nos van a ayudar a alcanzar nuestro objetivo, como es el caso de la ejecución de encuestas o la creación de un hashtag que nos permitirá interactuar con nuestra audiencia en directo.

Como se puede comprobar, iniciar la transición del evento físico al webinar resulta mucho más sencillo de lo que inicialmente puede parecer. Siguiendo estos consejos, alcanzar el éxito de nuestro webinar nunca había sido tan sencillo.